AMLO abre otro ‘expediente’: revocar titulares en Sedena y Semar

Como si no abriera un expediente un día sí, y otro también, Andrés Manuel López Obrador entra a un territorio inexplorado e inédito: los próximos titulares de las Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina (Semar) serían revocados si no cumplen con las expectativas en seguridad. Si bien asegura que toma en cuenta opiniones para designar a los futuros secretarios, desde ahora los pone bajo “una espada de Damócles” como ningún presidente en la historia moderna lo había hecho. Los riesgos institucionales y de gobernabilidad se ponen en la perspectiva de los analistas.

Los detalles de su innovadora propuesta los dio en su gira por Durango. «La costumbre es que se nombra al secretario de la Defensa y al secretario de Marina, y para seis años, no, ya no va haber nadie que va a durar seis años», dijo al final de su arenga que duró una hora.

Es decir, así como el resto de su gabinete legal obviamente de carácter civil, los militares y marinos también se someterían al proceso de consulta y revocación. «Sin condición, se van a tardar seis años si hacen bien el trabajo, si no ¡vámonos pa’ fuera!, a los tres años cambio, o a los dos, o al primer año, nadie va a tener garantizado su encargo por seis años», argumentó el presidente electo.

Las declaraciones tienen que ponerse en la balanza y en la perspectiva correspondiente, pues esto lo plantea apenas 24 horas después de haber señalado que para esas carteras en específico, está tomando en cuenta las opiniones de distintas instituciones y especialistas en la materia. Algo que no hizo, hasta donde sabemos, para ninguna otra de las dependencias federales que conformarán su gobierno.

Incluso los “pintó” de cuerpo entero al enumerar las características que está perfilando para ellos:

– ”Quiero que sean leales, sobre todo al pueblo, leales a la patria…”

– ”Que sean gente honesta, respetuosos de los derechos humanos…”

– Planteó que el próximo titular de la Sedena tendrá que ser un general de 65 años o menos, debido a que esa es la edad en la que se retiran del Ejército.

– «Tienen que ser menores de 65 años, tienen que ser más o menos de mi edad, o un poco más jóvenes».

Al parecer, ese general y ese almirante tendrán que asumir la titularidad de las Fuerzas Armadas bajo nuevas condiciones que establece este gobierno civil; aunque si bien dibuja esta nueva consideración, no se atreve a dar el salto a la tendencia en muchas naciones donde es precisamente un civil quien encabeza la cartera militar. Un tramo que por ahora se mira lejos en el Estado mexicano.

Las semanas por venir son cruciales, pues aunque primero adelantó que los nombres se darían a conocer a finales de octubre, en Durango indicó que la revelación sería “en noviembre”. Al parecer aún se requerirán más consultas.

Ya los expertos en el tema de las Fuerzas Armadas habían advertido de las tensiones que desde la campaña López Obrador generó con sus comentarios y críticas; al triunfar el 1 de julio pasado comenzó a tender puentes. Estos parecen haber logrado alguna distensión luego de la reunión del 22 de agosto con el general Salvador Cienfuegos; el propio político tabasqueño mostró indicios al matizar algunas posturas aunque parece “volver a las andadas” con la idea de los 50 mil nuevos reclutas.

Ahora esto de la revocación de los titulares, antes impensable, seguramente traerá a cuentas otra discusión que apenas quedará saldada a partir del 1 de diciembre.

Deja un comentario