Austeridad en el Congreso: pocos avances, muchas promesas

El brillo y el entusiasmo en el Congreso de la Unión para concretar un entorno de austeridad en sus trabajos ha decaído conforme se observan los primeros acuerdos concretos. Nada que rompa con las inercias conocidas entre diputados y senadores; de manera particular, la operación de Morena comienza a decepcionar entre algunos analistas y comentaristas de la política, pues ante las muchas promesas de las semanas previas la realidad muestra poco avances.
Basta ver lo que se determinó en San Lázaro: el coordinador del grupo parlamentario y presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado, informó que “por el momento no habrá reducción, aún no hay un acuerdo porque habrá que revisar el tema de manera cuidadosa”.
Lo que se acordó:
– Ahorro de 409 millones de pesos, de los 820 millones que ya estaban destinados para gastarse entre septiembre y diciembre y que se devolverán a la Federación.
– Se “recortan” los fondos de ahorro de los legisladores, en seguros de gastos médicos, en seguros de vida, en arrendamientos de autos, vales de gasolina y de comida.
– Se reducirán viajes internacionales por un monto de alrededor de 114 millones de pesos.
– Por parte de la Cámara no se pagarán los gastos de remodelación de sus nuevas oficinas en San Lázaro, mismos que deberán pagar los propios partidos: esto implica 204 millones de pesos.
– En suministros de oficina, galletas, cafés y otros, 21 millones menos.
– Otros 12 millones en asesorías, en servicios generales y otras áreas.
Lo que aún sigue vigente:
– Dieta por 74 mil 672 pesos con 32 centavos,
– “Apoyos económicos” adicionales, por 45 mil 786 pesos por concepto de “Asistencia Legislativa”.
–  28 mil 772 pesos para “Atención Ciudadana”.
Es decir que los diputados seguirán recibiendo cada mes de manera puntual 149 mil 230 pesos, es decir 43 mil 230 más de lo que prometió ganar el futuro presidente, Andrés Manuel López Obrador.
Al respecto, el propio Delgado Carrillo resaltó que si bien no se reducirán la dieta, sí se actuará con plena transparencia en el uso de los recursos; para el registro, argumentó que las conversaciones sobre este rubro continuarán en el resto de este año, y que durante la discusión y aprobación del nuevo Presupuesto para el 2019 –entre el 15 y 31 de diciembre- se determinará cuál será la dieta de los legisladores. Esto es, se mantiene “congelada” la idea de que los legisladores ganen menos de aquí al otro año.
 Senado: la otra trinchera
En el recinto de Paseo de la Reforma casi esquina con Insurgentes, el panorama es muy similar. Aprobaron por unanimidad un acuerdo de austeridad para esa Cámara, que recorta gastos tanto a legisladores como a mandos administrativos; pero esto de acuerdo a la posición que se ocupe:
– Hay cuatro tipos de sujetos en la Cámara: servidores públicos de mando, grupos parlamentarios, órganos de gobierno y senadores.
– Por ejemplo para servidores públicos de mando se recortan gastos de gasolina, peajes, telefonía celular, gastos médicos mayores, seguro de separación individualizado y vales de despensa.
– A los grupos parlamentarios se les limitará el presupuesto total, los honorarios y las plazas para contratar personal de apoyo.
– Habrá sólo 42 comisiones legislativas (y no 64, como hasta ahora), y se les quitan los alimentos de cuando tengan reuniones de bancada.
– Los órganos como la mesa directiva y junta de coordinación política (Jucopo) tendrán una reducción de estructura administrativa y personal por honorarios; también dejará de haber alimentos para sus reuniones de trabajo.
Como reza el refrán “el diablo está en los detalles”: el documento no precisa los montos de lo que se pretende ahorrar con estas medidas, pero indica que serán de aplicación inmediata y para que se consideren en el Presupuesto de 2019.
En suma, algunos recortes “cosméticos” y del entorno del trabajo legislativo se prevén como una realidad conforme avance la Legislatura; pero lo que algunos consideran verdaderamente relevante, la dieta de los diputados y legisladores, esa aún permanece “intocable”. Habrá que ver si en la revisión del Paquete Económico 2019 el tema se vuelve una auténtica “guerra” de propuestas; lo que importará finalmente al ciudadano es que haya una reducción auténtica para sus legisladores tal y como se prometió.

Deja una respuesta

×