CISEN consideraba a Elba Esther ‘déspota y antipática’, según archivos

Elba Esther Gordillo, exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), se le consideraba «una persona déspota y antipática», según los archivos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales que después se transformaron en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).

Según El Universal, la indagaron para saber si sostenía relaciones extramaritales, qué religión practicaba, y además se aseguraba que luchaba en apoyo de los sectores marginados y que por eso tenía la simpatía de los maestros.

Se reveló que la DFS vigiló muy cerca las acciones que Gordillo realizaba desde 1977, cuando se desempeñaba como lideresa de la Sección 36 del Valle de México a decir del expediente que se encuentra en el Archivo General de la Nación (AGN).

En el apartado que habla de la etapa entre 1979 y 1985 se omitió divulgar detalles del tipo de relaciones que Gordillo mantenía con Carlos Jonguitud Barrios, entonces gobernador de San Luis Potosí.

De igual manera se puede leer, que la dirigente magisterial contaba con recursos económicos y humanos para aspirar a lideresa del gremio magisterial y ganar cargos de elección popular.

Deja una respuesta