DEFIENDE BLANCA PIÑA A LOS TRABAJADORES DE SALUD EN MICHOACÁN

         Pago sin amenazas, pide la Senadora a Silvano Aureoles

El gobernador de Michoacán debe frenar las acciones represivas y de hostigamiento contra los integrantes del sindicato de Trabajadores Descentralizados de Servicios de Salud en la entidad, consideró la Senadora Blanca Piña.

En entrevista, indicó que habrá de llevar al Senado de la República  el tema, para hacer un exhorto al Ejecutivo michoacano y exigir que cesen los despidos y amenazas contra los trabajadores, quienes sólo exigen su derecho al pago del salario. Blanca Piña subrayó que los ataques son actos que atentan contra los derechos humanos y  laborales del personal de salud, al tiempo que genera víctimas inocentes, al dejar a sus familias en el desamparo, por  actitudes erradas  en la tomas de decisiones dentro de la secretaría de salud.

La Senadora subrayó que sostuvo varias reuniones con los representantes del sindicato en la entidad y que no los dejará solos ante la ola de despidos e intimidaciones en su contra, ya que -recalcó- vulnera de sobre manera el bienestar de cientos de familias michoacanas, por lo que se exigirá la restitución de cada uno de ellos y se pedirá una investigación a fondo, sobre el proceder de las autoridades de salud en la entidad michoacana.

Actualmente suman más de 250 trabajadores, entre médicos, enfermeras, químicos, camilleros, auxiliares administrativos, quienes han denunciado recibir amenazas y hostigamiento administrativo, así como 29 más que han sido afectados con el despido o  levantamiento de actas administrativas.

Por último, la senadora michoacana refirió que hay mucho que analizar sobre los problemas financieros en el sector salud oficial y aseguró que mantendrá la defensa de los derechos de los trabajadores michoacanos, no sólo de esta área ya que no sólo se trata de trabajadores sindicalizados, hasta los empleados de confianza del propio gobierno estatal sufren de retaso en sus pagos y algunos recortes y descuentos injustificados, sin que nadie los defienda.

Deja una respuesta