Solicita Silvano Aureoles a Pemex detalle situación por desabasto de gasolina.

Las acciones emprendidas por el Gobierno Federal  para prevenir el huachicoleo afectan el desarrollo del estado con pérdidas económicas, por lo que ya hemos solicitado a la Federación que se reestablezca el abasto de gasolina en Michoacán, declaró Silvano Aureoles Conejo, gobernador del estado.

El gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, pidió a Petróleos Mexicanos (Pemex) que detalle la situación de combustible que actualmente hay en Michoacán.

“Envié una carta al director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) pidiéndole una explicación, porqué además en el imaginario colectivo se piensa que el que no haya gasolina es responsabilidad del Gobierno del Estado, pero no, ya que este detalle afecta y es preocupante”, indicó.

Silvano Aureoles dijo que ninguna medida del Gobierno de México para combatir el robo de combustible puede ser afectando de forma severa las actividades económicas y productivas, ni tampoco la movilidad de la población en una parte importante del país.

“A varias de la entidades de la república nos está afectando severamente en la actividad económica, en actividades productivas simplemente por el hecho de la movilidad”, recalcó.

Subrayó que este problema, que lleva más de una semana, debe normalizarse en un plazo de 8 a 15 días, pues depende de las acciones de la empresa paraestatal para que haya una distribución mayor al 50 por ciento, misma que, aseguró, actualmente se encuentra debajo de esa cifra.

El jefe del Ejecutivo estatal descartó que este desabasto tenga tintes políticos, pero enfatizó que la estrategia para evitar el problema del huachicoleo debe replantearse, pues argumentó que hay varios factores dentro de Pemex que deben revisarse primero para corregir los números rojos, la corrupción y el presunto robo por parte de los mismos funcionarios, así como la extracción ilegal de los ductos.

Agregó que estará en constante comunicación con los funcionarios de Pemex en el estado, además de ayudar en la estrategia para vigilar los 30 kilómetros de ductos petrolíferos que hay en el estado, en su mayor parte en la zona norte del estado, que conecta con la Refinería de Salamanca.

Deja una respuesta