Lamentable que para el gobierno las Leyes dependan de la moda, dice Pasalagua.

Cuando algún sector social se manifiesta es por negligencia gubernamental

Vergonzoso que la estabilidad de michoacanos dependa de vaivenes de la moda

Hacerse de la vista gorda es igual a “moches”

Ante un sector de la sociedad que se moviliza por la falta de acciones de gobierno capaces de hacer valer el estado de derecho, resulta lamentable que el responsable de la política interna de Michoacán, Carlos Herrera Tello opine que el ejercicio de autoridad depende de “la moda”, eso es tan lamentable como vergonzoso, señaló el dirigente transportista José Trinidad Martínez Pasalagua.

Luego que este día se registró un incidente donde presuntos transportistas voltearon un automóvil al parecer por ofrecer servicio de transporte público a través de la plataforma transnacional Uber, el dirigente de la Comisión Reguladora de Transporte (CRT) añadió al respecto, que la falta de actuación gubernamental ante hechos de ilegalidad, ha provocado que los afectados busquen hacer valer la ley por sus propios medios.

Y consideró que bajo ninguna circunstancia la aplicación de las leyes deba depender de modas, “eso huele mal, eso solo deja ver no solo intereses personales de quien habla de moda además de contubernio con el poder legislativo a través del diputado que pretende imponer una iniciativa para que ya no existan concesiones y eso, eso se llama moches con nombre y apellido se trata de Ernesto Núñez”.

No se trata de justificar hechos, añadió Martínez Pasalagua sino de considerar el origen de un problema que le ha pegado fuertemente a la economía de quienes todo el tiempo han trabajado atendiendo lo que establece la ley, “tienen años demandando atención al problema del pirataje y ahora de plataformas transnacionales y dan la lucha en la calle y ante esta situación surgen daños colaterales, debemos ir al origen de las cosas”, reiteró.

La Constitución establece que hay libertad para trabajar pero sin dañar a terceros y en caso de Uber y otras plataformas si dañan, si lesionan la economía, sí afectan al trabajador cumplido y si tienen suficiencia económica para ofrecer moches del tamaño del favor del poder ejecutivo y legislativo”, dijo.

Finalmente reiteró que no aprueba hechos como el suscitado este día por presuntos transportistas pero sí está de acuerdo en que el gobierno del estado y el poder legislativo, tomen con seriedad este problema que no es moda, que no es un juego y que deriva en consecuencias lamentables.