El gobernador usa irregularmente los recursos públicos y afecta la economía Michoacana, dice

Se ha guardado más de 2 mil 798 millones de pesos que posiblemente utilizará en la campaña

El gobierno de Silvano Aureoles Conejo ha mantenido una tendencia a deteriorar las finanzas públicas de Michoacán mediante un uso arbitrario de los recursos, y ha colocado la economía en situación muy vulnerable. Lo más grave es que ha retenido el salario de miles de trabajadores del gobierno a quienes reprime por exigir sus derechos.

De acuerdo con Roberto Pantoja Arzola, pese a la opacidad que marca a su gobierno en materia de deuda y de finanzas, lo que sale a la luz es bastante grave; sólo hasta noviembre del año pasado, tenía guardados más de 2 mil 798 millones de pesos, dinero que debió ser ejercido en infraestructura y con el que se habría podido pagar a todos los trabajadores del gobierno, incluidos los de la UMSNH sin contratiempos.

El presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), utilizó información del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), publicada el 27 de noviembre del año pasado en el Diario El Mañanero, según la cual, el presupuesto para infraestructura ascendió a 3 mil 537 millones 624 mil 517 pesos, de los cuales solamente utilizó para ese rubro 749 millones 565 mil 392.4 pesos.

Con ese dinero, agregó, se habría podido cumplir con los compromisos salariales de los trabajadores del Estado y evitar los conflictos que se generaron el último mes del año pasado y lo que va del primero de 2018; “en cambio, el gobernador retuvo salarios y prestaciones, lo cual es ilegal, y como respuesta a perseguido, reprimido y violentado a quienes se manifiestan con toda justicia”.

En cambio, dijo, de acuerdo con el mismo Imco, el gobernador ha excedido el presupuesto general en más de 8 mil 391 millones de pesos, con lo cual se habría podido pagar el 40 por ciento de la deuda reportada, al cierre de 2016, ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico (SHCP), que ascendía a más de 20 mil 860 millones de pesos.

Se trata de un problema serio, pues al asumir su cargo, a principios de 2015, Silvano Aureoles Conejo se comprometió a pagar la deuda a corto plazo, que ascendía a 13 mil millones de pesos. Para fines de ese año ascendía, según El Financiero (24/01/2017), a 17 mil 472.5 millones de pesos, sin embargo, el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) la calculó en 31 mil 413.6 millones de pesos.

Y no sólo eso, comentó, además el gobernador Aureoles Conejo ha derrochado una gran cantidad de pesos, del presupuesto estatal en publicidad e imagen. Sólo hasta el cierre de 2016 había gastado, para ese rubro, 251 millones 477 mil 863 pesos. De acuerdo con El Financiero (28/02/2017), lo que representa un sobre ejercicio de 48.51 millones de pesos.

“No dudo, agregó, que el gobernador ha castigado el gasto público a fin de utilizar recursos durante el proceso electoral, a favor de la coalición Por México al Frente, que integra su partido junto con el PAN y MC, lo cual también es ilegal. Y no sólo yo lo pienso; el propio Imco considera esa posibilidad que representa, no sólo una violación a la ley electoral; también a la Ley General de Contabilidad Gubernamental”.

Al retener el pago, el gobernador michoacano no sólo compromete las condiciones de vida de los trabajadores del gobierno, lo cual ya es muy grave; además compromete la economía del estado, pues impide que ellos adquieran productos y servicios, lo cual genera una recesión.

Pero no sólo ha retenido el salario de los trabajadores; también ha retenido el pago de proveedores de bienes y servicios, lo cual ha provocado quiebras y pauperización de la población afectada de manera directa, y problemas económicos al resto de la población de manera indirecta.

Y lo peor, añadió, es que cuando los afectados reclaman, la respuesta del gobernador es la represión, la persecución y la violencia, como ha ocurrido con proveedores de la Secretaria de Cultura y con los trabajadores del gobierno, especialmente con los trabajadores de la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), como ha ocurrido en los últimos días.

“Pero lo realmente increíble, concluyó, es que intente responsabilizare a otros de lo que él es el responsable directo, como es el caso de Alejandro Echavarría Zarco (El Mosh) y de nuestra compañera Graciela Andrade; al primero lo exhibió el propio Aureoles y a la segunda la responsabilizó de manera absurda Alberto Frutis Solís, titular de la SEE”.

Deja una respuesta