La Palabra de HOY

Marzo 26, 2018.- No la Dirigencia Estatal, pero sí la militancia del Partido del Trabajo (PT) Michoacán tienen una gran preocupación: el poder ilimitado que se le da al interior del partido al exGobernador FAUSTO VALLEJO FIGUEROA. A quien se le permite todo tipo de concesiones, en virtud de ser su candidato para la PRESIDENCIA MUNICIPAL DE MORELIA.
De acuerdo a información que sale del propio PT michoacano, VALLEJO FIGUEROA llega al partido con «equipo completo», evitando que ningún petista forme parte de su lista para regidores. Ese no es el gran problema, sino que se deja fuera a cartas importantes del PT y con ello, alimenta la posibilidad de que se vayan a otro instituto político.
He dicho que las elecciones a celebrarse el próximo mes de julio tienen la característica particular de que todos los partidos políticos del país echan mano de quien sea, con tal que le representen votos. Bien, en el caso del PT esta situación se deja de lado, porque el señor VALLEJO así lo determinó.
El caso concreto del todavía regidor SALVADOR ARVIZU CISNEROS es caso que indigna a los petistas, por ser un funcionario público -de los pocos- que durante su gestión, se mantuvo activo en la gestión, representación y acompañamiento de los morelianos, siendo desechado por el EXGOBERNADOR DE MICHOACAN, quien por cierto: dentro, representa votos; fuera, seguramente se los quitará.
Por cierto, las posibilidades de que ARVIZU CISNEROS abandone el PT son grandes, se sabe que ya tiene invitación para integrarse a otras organizaciones políticas. El cuestionamiento sigue siendo: ¿a qué le tira el PT, con VALLEJO dentro y ARVIZU FUERA?

Deja una respuesta