Trump en asunción de AMLO: pros y contras, ¿qué tan viable es?

Casi desde que Andrés Manuel López Obrador ganó la elección presidencial, agencias estadounidenses señalaron que la Casa Blanca analizaba la posibilidad de que Donald Trump asistiera a la ceremonia de investidura. El propio tabasqueño dijo que pensaba invitarlo al acto que se celebrará el próximo 1 de diciembre. Esa posibilidad cobra fuerza en estos días, luego de que Marcelo Ebrard, futuro canciller de AMLO, confirmó que ya se reunió dos veces con Trump. Ante esto, organizaciones pro migrantes se oponen a que el republicano vuelva a poner un pie en México. Sin embargo, López Obrador insiste en que no se peleará con el magnate. ¿Qué tan viable es que Trump acompañe al fundador de Morena en su gran día?

A todos sorprende la “buena relación” que han tenido Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump, el morenista le envió una carta con propuestas para mejorar la relación bilateral, y el estadounidense respondió con halagos para el futuro presidente de México.

“Somos países vecinos y nos importa mucho la cooperación para el desarrollo, tenemos 3 mil 180 kilómetros de frontera, de modo que el presidente Trump va a ser invitado», dijo AMLO el 5 de julio.

Aunque muchos señalan que Trump no vendrá a nuestro país, Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena en el Senado, informó que se reunió con el representante del Partido Republicano en México, Larry Rubin, y que este no descarta la posibilidad.

“Simplemente un saludo y conversaciones informales e intenciones del presidente Trump de estar en la ceremonia de toma de protesta del presidente, pero no confirmadas… Él es representante de los republicanos aquí en México y, dejó entrever que hay las posibilidades”, afirmó Monreal.

A las declaraciones de Monreal se suma el hecho de que Marcelo Ebrard, quien será el secretario de Relaciones Exteriores de Andrés Manuel, confirmó a Radio Fórmula que se reunió el 12 y 13 de septiembre, en Washington, D.C., con Trump. Aunque no ofreció detalles del encuentro.

Al parecer, la toma de protesta de López Obrador corre el riesgo de no salir como lo planea, pues varios líderes, entre ellos Donald Trump ya confirmaron su asistencia a la Cumbre del G20 que se efectuará en Buenos Aires, Argentina, el 30 de noviembre y el 1 de diciembre. El evento del Grupo de los 20, un foro para la cooperación internacional en cuestiones financieras y económicas, coincide con la ceremonia de AMLO, por lo que se ve difícil que el estadounidense pueda venir a México en esos días.

Desde que asumió la Presidencia de Estados Unidos, en enero de 2017, Donald Trump se ha caracterizado por sus políticas antiinmigrantes y declaraciones, consideradas xenófobas, como: “que los indocumentados son delincuentes y violadores”.

Organizaciones de migrantes mexicanos que integran la Coalición Binacional contra Donald Trump se inconformaron por la probable visita del magnate a México. Acudieron a la casa de transición de AMLO a manifestar su rechazo por Trump.

“Como migrante, porque no es lo mismo hablar que vivirlo… Cuando has sido deportado, humillado, discriminado por racismo y xenofobia, no puedes decir: no pasa nada, que venga… Aquí Trump es non grato por el abuso que sigue cometiendo con los connacionales en Estados Unidos”, aseveró María García, integrante de la Coalición. Advirtió que en caso de confirmarse la visita del republicano serán convocadas movilizaciones en todo el país.

Luna miel AMLO-Trump, ¿acabaría por migración?
Precisamente, el tema migratorio pondría a prueba la aparente “luna de miel” entre Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump. De acuerdo con el diario Washington Post, la migración los confrontaría, pues tienen visiones opuestas, pese a que ambos señalado su voluntad de cooperar en temas como la seguridad y el combate al narcotráfico.

Cabe recordar que el gobierno de Trump ofreció a México 20 millones de dólares a cambio de que el gobierno mexicano deporte a los migrantes centroamericanos que buscan cruzar ilegalmente a Estados Unidos.

Alejandro Encinas, futuro subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, señaló que no habrá una persecución de migrantes, ni serán criminalizados a su paso por México.

No obstante, Donald Trump propuso que a los inmigrantes que reciben legalmente beneficios públicos, como la asistencia alimentaria y los vales de vivienda en Estados Unidos, se les pueda negar la residencia permanente.

AMLO no quiere pelear con Trump
En un intento por apagar el fuego, Andrés Manuel López Obrador ya dijo que no quiere abordar el tema del muro fronterizo con Donald Trump, porque no quiere pelear, insiste en arreglar las cosas por la vía diplomática. La construcción del muro fronterizo es una de las principales promesas de campaña de Trump.

“Yo espero que se mantenga una buena relación con el gobierno de Estados Unidos, y a convencerlos de que el problema migratorio no se resuelve construyendo muros ni con el uso de la fuerza, pero es una labor diplomática, de respeto, no nos vamos a pelear con el presidente Donald Trump”, subrayó López Obrador.

Y es que al tabasqueño no le conviene abrir una guerra con Trump en el arranque de su sexenio, se verá obligado a lidiar con la tensa relación México-Estados Unidos durante los próximos tres años, por lo menos. Además de que todavía falta que se defina si el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canadá se mantiene tripartita o queda en acuerdos bilaterales, como el que ya negociaron mexicanos y estadounidenses.

Antecedentes
En 2016, la visita de Donald Trump a México (cuando era candidato republicano), para reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto, le acarreó una ola de críticas al priista. De hecho, AMLO fue uno de los que más cuestionaron a Peña Nieto por recibir a Trump:

«No estoy de acuerdo en que se invite a Trump a México, pero hay unos hipócritas que están cuestionando esa entrevista y cuando ellos estuvieron en el gobierno -me refiero a los panistas-, no hicieron absolutamente por proteger a nuestros paisanos migrantes», dijo López Obrador en aquel entonces.

La visita de Trump, fue promovida por Luis Videgaray, quien se desempeñaba como secretario de Hacienda, y ahora funge como canciller. Videgaray se vio en la necesidad de renunciar a su cargo, en un intento por apagar los comentarios negativos para EPN. No obstante, una vez que Trump ganó la elección presidencial, Videgaray regresó al gabinete como secretario de Relaciones Exteriores.

Deja una respuesta

×