LA PALABRA DE HOY

Por: Antistenes

A prueba capacidad de respuesta de gobernantes

Abril 2, 2020.- El COVID19 tiene de cabeza el mundo entero. Se presagia un largo camino para primero: controlar los contagios, que hoy se acercan al millón.
Los retos que se presentan a los gobernantes son muchos. Digo los gobernantes, porque ellos buscaron los sitios públicos por los que hoy le cobran al pueblo. Sugirieron , sin excepción, tener las capacidades para servir a la sociedad. Llegó el momento de demostrarlo.
Alrededor del mundo se cuestiona la tardía respuesta de gobiernos como el de Reino Unido, Italia, España, por citar algunos. El caso de México no necesita estar en la lista, basta con la apreciación que tiene el propio pueblo sobre la respuesta de los tres órdenes de gobierno a la pandemia que se anunció desde varias semanas y en este caso, fue ignorada por los encargados de prever el bienestar común.
Con honrosas excepciones, los gobernantes de México le están quedando a deber al pueblo y mucho. El caso de quien con cara de burla sacó objetos religiosos para asegurar que «En México no pasa nada», debe ser una imagen que el ciudadano debe mantener en su memoria; los multiplicados casos de gobernadores que esperaron a que la Fase II del Coronavirus estuviera establecido y después de varios días comenzaran con acciones menores y descuidando -junto con el gobierno Federal- al personal de la salud en todos los sentidos. Debe ser información que el pueblo no debe olvidar.
¿Qué decir de los gobiernos municipales, que o están «escondidos» o simplemente acomodados en «su sillón»?. Simple y sencillamente, que el pueblo debe sacar su sabiduría de donde la tienen dormida y comenzar a pensar en gente inteligente para colocarlos en puestos de decisión.
En países del llamado Primer Mundo, los gobernantes se están deshaciendo por detener el creciente contagio y poner material especial a las economías que se desmoronan. Con todo eso y más, el panorama no es prometedor. ¿Qué esperar de los que ni idea tienen de lo que tienen responsabilidad de hacer?. Desgraciadamente, en manos de este segundo grupo, estamos inmersos.

×