La violencia contra la mujer no está en cuarentena

El coronavirus abarrota los medios de comunicación. Es la de ocho, la conversación principal en todo el mundo. Se entiende; ¡estamos luchando contra una pandemia! Ese es el tema urgente, pero no por ello desaparecen otros frentes. Hay que lidiar con el Covid-19 y seguir dando la batalla a otros problemas que no pierden vigencia. Efectivamente, «éramos muchos y parió la abuela».

Ojalá consiguiéramos poner en cuarentena a la inseguridad, a la violencia, a la corrupción, al golpazo económico cuyos nudillos ya tenemos frente a nuestros ojos.

La violencia contra la mujer es uno de esos flancos. Y no hay que olvidarlo. Por eso quiero presentarle información sobre la percepción de la mujer posterior a las manifestaciones del 9 de marzo.

Datenbank nos muestra que siete de cada diez mujeres en México aprueban el paro; aquel inolvidable lunes sin ellas. Aunque son la mayoría, hay un segmento importante en contra de esa expresión social. Sin embargo, mire qué fenómeno tan interesante el marcado por la edad, por la generación a la que pertenece cada mujer. En el grupo que va entre los 18 y los 20 años, la aprobación del paro es altísima, 96 de cada cien están a favor.

Me llamó la atención que la aprobación vuelve a subir en el grupo de las mujeres de 60 y más. Entonces recordé una fotografía, tomada el día de la marcha, donde una sonriente señora bastante entrada en años sostenía un cartel en el que se leía: «lo que no tuve para mí, que sea para ellas». En la imagen, detrás de la señora se veían, precisamente, muchas jovencitas.

Otro dato interesantísimo que nos presenta Datenbank son las respuestas, las verbalizaciones más significativas de las mujeres encuestadas cuando les consultaron cuál consideran fue el principal logro del paro. Las palabras que más se repitieron fueron unión, sociedad, visibilizar, violencia, mujer, conciencia. Las encuestadas dijeron, por ejemplo, que el principal logro del nueve de marzo fue «hacer notar la importancia de las mujeres en el desarrollo laboral y su impacto económico», señalaron también que es importante que ciertos hombres noten que hacen falta, que piensen qué pasaría si ellas desaparecieran.

«Visibilizar el enojo femenino y hacer ver al país que las mujeres pueden unirse y ser fuertes» fue una de esas expresiones rotundas que reflejan muy bien cientos de comentarios expresados por las mujeres respecto a la utilidad del 9M.

La encuesta también nos muestra que 65% de las mujeres en México señalaron haber detenido sus actividades aquel día. El 33% que mantuvo sus quehaceres regulares dijo que así procedió porque tenía que alimentar a su familia; porque le pidieron ir a trabajar; porque no estamos ─expresaron ellas─ para desestabilizar la economía o porque piensa que el paro no resolverá nada.

Casi la misma proporción de mujeres que piensan que las circunstancias mejorarán son las que nos dicen que las cosas quedarán igual. No obstante, yo quiero ver el vaso medio lleno. En mi interpretación de los resultados, creo que muchas quienes hoy dicen que mejorará la situación, no lo pensaban así antes del paro, y eso es muy positivo y con esa idea concluyo las cifras.

Hay muchos retos frente a nosotros. Lo sé. Tal vez, como humanidad, más que nunca. Y también creo que los seres humanos, especialmente unidos, nos creceremos frente a la adversidad.

@VicenteAmador

 

×